Al azar

 

Varias situaciones  convergen en  el asesinato a una mujer: geográficas,  psicológicas, culturales…

 

Unos  hombres, aprovechando la soledad del campus universitario  bebían e intercambiaban bromas y recuerdos,  hablaban  de dinero, de sueños, del futuro y de cómo se darían las oportunidades en el nuevo país. Todos entumecidos  por el alcohol, todos  descarados, sintiéndose los poderosos de la noche…

 

Evangelina,  antes de irse a trabajar  dejó lista la merienda para la colación de su hijo sobre la mesa … luego entró en puntillas a  su dormitorio en busca de su abrigo.  Su marido roncaba muy fuerte y de vez en cuando se acomodaba, impaciente a que ella se fuera luego y volviera el silencio.

El bus pasaba a las 4.50 am,  a una cuadra de su casa, ella se daba 4 minutos y así  llegar  a la parada  justo a tiempo, pues,  al cerrar la puerta de su casa le agarraba el miedo de ser asaltada,  cada mañana .

Su barrio, no era bueno, pero se conocía  a los malos.

El bus la dejaba a cinco cuadras de la Universidad.  Ese barrio era mejor, mejores edificios, pero desconocido.

Lo único que la motivaba a conservar su horario de trabajo era que a las tres de la tarde ya estaba de vueltas en casa para  recibir a su  hijo del colegio y llevar  bien los menesteres domésticos.

Se acostaba a eso de la 11 y se levantaba a las 4.15 am, todos los días, por toda su vida desde que nació el niño.

El chófer le deseo un buen día.  Evangelina comenzó a caminar hacía la Universidad  y  empezar con el  aseo de baños y aulas  para que los profesores y estudiantes tuvieran un lugar  digno.

 

Uno de los hombres  del grupo bostezó y dijo que era hora de volver a sus pocilgas a dormir un poco, estuvieron de acuerdo, pero uno comentó que esa noche no habían “cazado “ nada… Se rieron  y miraron  hacia la mujer que se aproximaba… tarea fácil.

 

Cuando revisaron el bolso encontraron unas escasas monedas y un celular viejo.

 

 

 

 

Desenlace predicho

 

 

Y el amor quedó como  un remolino de papel  en su mano, giraba y giraba aunque no corriera ningún viento.

Cada día se arropaba  de  cosas nuevas, quería cubrir  el recuerdo y olvidar  su tacto  en su piel .

Ella lo entrañaba porque la amante cuando quiere olvidar más recuerda y cuando acepta recordar, desea.

Dicen que pasó por el cuartel policial a avisar que iba a ver a su amor y que si la rechazaba lo mataría.  Nadie se lo creyó porque  miraron a su aviso como poco normal…  además a esa hora de la mañana nadie mataría  por amor.

Al mediodía ella se colgó en la torre de la iglesia, a sabiendas que el cerdo no puede mirar al cielo, y justo cuando el primer campanazo la ensordeció.

El otro

escanear
original M.B.

Humberto pensó que la fiesta se había prolongado demasiado y subió al segundo piso de su casa para acostarse. Se toparon en el pasillo, Amanda salía del dormitorio.

-No digas nada. Has estado toda la velada con esa mujer.  Le dijo y se alejó rápidamente.

Humberto,medio ebrio y con una copa en la mano, la siguió con la mirada. No era que no le gustara su mujer, tenía andar de tigresa, pero…   Depósito la copa en la mesa del  pasillo y entró a su dormitorio.

Se sacó la chaqueta, se abrió el botón de la camisa y se tiró en la cama. La cabeza le daba vueltas, había bebido demasiado, siempre lo hacía para poder soportar a los amigos de Amanda.

Se acomodó en la cama,  entonces, hacia el medio,  palpó por sobre el cubrecama, un objeto. Se le pasó la borrachera.  Se levantó y se miró en el espejo  sacándose la  lengua.

Al pasar frente a la mesa  del pasillo retomó su copa.

Entró al salón guindando el objeto encontrado  en su cama y tomó aliento:

-Miren lo que he  encontrado en nuestra cama…

Amanda soltó la copa de champagne y se precipitó sobre él…

Mientras, los invitados, estupefactos, aguardaron el desenlace.

El grano de azúcar

La montaña estaba lejos y para llegar hasta ella había que sortear a una multitud que transitaba en todas direcciones, como  vías de una autopista en Dubái.  Había tanto movimiento como en una  calle de Shanghái, donde venden esos patos de colores, colgados del techo.

Todo es azaroso y frenético, competitivo e individualista, cada cual con su carga a la espalda rumbo al  nido desde donde , al otro día, todo comienza de nuevo.

El campo es mejor, más tranquilo pero hay que ser práctico y estar donde se produce la comida, porque de eso se trata, moverse enfáticamente por la vida, para alimentar la boca propia y la de los  poderosos, la de esos que nacen alados y pueden volar por el mundo,  malgastando el esfuerzo de tantos.

La montaña estaba más cerca, ya casi podía asir en sus manos el grano de azúcar y echárselo a la espalda….

La niña

 

 700arsenkurbanov-1

 

La historia comienza en una mañana de primavera. Había en casa un balcón que se abría hacia la quebrada entre dos cerros, en ese balcón me veo en bragas y sin camiseta. Me encantaba disfrutar de esos momentos de libertad, sentir la frescura del aire en mi piel, exponerme a los rayos del sol. Sabía que esa libertad no iba a durar, en unos años mis pechos comenzarían a desarrollarse, pero para eso quedaba tiempo.

Por entonces yo recurría, de vez en cuando, a tretas —como fingir un dolor de estómago— para evitar ir a la escuela y gozar hasta más tarde el calor de mi cama. No me gustaba el colegio, me aburría, lo encontraba todo muy lento y monótono. En el colegio, después de la colación del mediodía —un tachón de leche caliente y pan con manjar o queso—, la profesora nos hacía dormir la siesta. Mi brazo doblado sobre la cubierta del banco me servía de almohada. Recuerdo las ventanas de la sala de clase muy altas y el sol entrando a raudales. Me era imposible dormir, y con un ojo a medio cerrar miraba los tobillos hinchados de la maestra debajo del pupitre, veía su cabeza reposada sobre sus brazos regordetes, entregada a la siesta.

Aquel día estaba en casa, y tendría tiempo para regalonear, me portaría bien, jugaría con mi hermanita menor, y haría cualquier mandado que mamá me pidiera sin rezongar.

Me metí al baño, me esparcí el champú en el pelo y, una vez bien restregado, llamé a mi madre para que me revisara.  Apareció apurada, preocupada de que tanto tiempo desnuda me enfriara; abrió el agua de la ducha y me azuzó a que me enjuagara rápido, luego agarró la toalla y me frotó el pelo para secarlo. Que me lavara los dientes y me apurara en vestirme; si no, me iba a enfermar de verdad me dijo, y salió del baño.

Me gustaba estar con mamá, nos llevábamos bien y me regaloneaba cuando estábamos solas, ese día yo me puse a cargo de mi hermanita y la entretuve con juegos, también le di su leche en mis brazos y la puse a dormir en su camita. Después mi madre me preguntó qué quería almorzar, y como se suponía que yo estaba enferma del estómago, dije: papas cocidas con bistec. Ella se rió:

—Claro, si estás enfermita; lástima, no podrás comer postre, es flan de chocolate.

—Sí puedo; ya me siento mejor.

A eso del mediodía mamá se dio cuenta de que faltaría el pan para el almuerzo y me pidió que fuera a comprarlo, también me dio unos pesos extras porque la había ayudado a cuidar a la bebé. Partí contenta, sentí una sensación de libertad, la de caminar por la calle cuando los otros niños estaban en el colegio. De costumbre, a esa hora yo estaba en la sala de clase, chupando el lápiz y borrando mis garabatos en el cuaderno de caligrafía. Me fui saltando hasta la panadería, imaginando que no volvería más al colegio y me quedaría con mamá, niña para el resto de mi vida.

Regresé a casa con la bolsa de pan y un helado de frutilla en la mano. Al llegar cerca de mi casa tuve un extraño presentimiento. La vecina estaba en la ventana del segundo piso de su casa, la mujer me llamó: ¿y tú no fuiste hoy al colegio? Iba a contestarle cuando escuchamos los gritos de la pelea de mis padres. Corrí hasta mi casa y comencé a golpear frenética la puerta de calle. No me respondían, me puse a llorar y a gritar, la vecina en la ventana amenazó con llamar a la policía. En eso mi padre abrió la puerta, pasé como un rayo delante de él, llamando a mi mamá. La encontré en su dormitorio, con la bebé en brazo, lloraban las dos. En la cara, mi mamá tenía la muestra de una bofeteada. Una terrible rabia me invadió y temblando grité: ¡mamá yo mato a mi papá, yo lo mato!  Mi madre dejó de sollozar y me miró espantada, como si me desconociera. ¡Hija, es tu padre, eso ni lo pienses! Lo dijo tan hondo, tan dramática, que me hizo sentir avergonzada de mi arrebato.  Escuché a mi padre salir dando un portazo. Entonces, a los ocho años, decidí no amar nunca tanto.

Venganza

 

A nuestro alrededor el silencio de la noche, interrumpido por nuestras risas.

Estaba con mi primo Manuel bebiéndonos unas cervezas en el patio de su casa, la noche estaba estrellada y había luna llena en el cielo.

De pronto nos acordamos de Pablo Gómez, de su  trágica muerte.

La noche del accidente también  habíamos estado bebiendo, fumando marihuana y pasándolo bien en la casa.  Pablo era amigo de Manuel, un muchacho algo torpe y dispuesto a desobedecer en casi todo  a su padre para conseguir amigos.

A Manuel se le ocurrió salir a comprar más trago… pero ninguno de los dos estábamos en condiciones  de  conducir.

Ni supimos como pasó pero el auto al doblar una curva se dio tres vueltas y se estrelló contra un árbol en el camino. Manuel y yo salimos ilesos, pero Pablo, tenía la cabeza incrustada en el parabrisas del auto.

-El padre de Pablo Gómez aún nos echa la culpa, dije.

-Me  odia, dijo Manuel.

Me levanté a buscar otra cerveza. Al mirar al fondo oscuro del patio me pareció escuchar un ruido, indiqué a Manuel que se callara, Manuel soltó una carcajada,

-No creo en fantasmas, Pablo está muerto, me dijo entre risas

Entré a la cocina, cogí dos cervezas del refrigerador.  La tía preparaba unos bocadillos y el tío continuaba mirando  la tele.   Al salir de la cocina noté  la puerta de calle entreabierta.

Volví al patio  con las cervezas y me senté en la silla, Manuel estaba sentado frente a mí, de espalda al fondo del patio… nuevamente, me pareció escuchar el crujido de hojas al ser pisadas…

Hay alguien ahí, dije.

Manuel se volvió a mirar.

-No hay nadie.,

No insistí. Cerré los ojos.  Los vecinos del  barrio se dividieron entre los amigos de nuestra familia y los de la familia de Pablo. Los jóvenes también nos dividimos, ahora sólo Manuel y yo nos juntamos.

Abrí los ojos de sopetón. La voz enronquecida de José Gómez me hizo saltar, el hombre tenía un cuchillo en la mano.  Manuel  se levantó de un brinco. Yo me quedé sentado, pero, el viejo Gómez  no venía por mí, saltó sobre Manuel y a horcajadas sobre él le clavaba el cuchillo repetidamente en el cuerpo…. Me lancé a sujetarle la  mano pero el hombre tenía una fuerza increíble, el filo de su cuchillo me hizo un tajo profundo en el antebrazo izquierdo. Tenía que dominarlo pronto o el padre de Pablo clavaría el cuchillo de en el pecho de mi primo, reuniendo toda mi fuerza logré, por fin, sujetarle la mano, torciéndosela.

-“Déjame, déjame”, me pidió y su cuerpo se transformó en algo blando, lo solté porque yo estaba extenuado con la lucha.

El viejo Goméz se levantó, dejó caer el cuchillo y sin mirarme se perdió en la noche, silencioso, tal cual había venido.

Me metí en la casa, buscando ayuda… en la cocina mi tía yacía con cuello rebanad y mi tío se sujetaba las tripas  para que no se le desparramaran  al suelo…

-El maldito José Gómez…

Padre nuestro

img_1279
original de María Belén, 9 años

 

 

 

 

 

La casa estaba siempre llena de “tíos”, algunos venían solos, otros con sus mujeres, se sentaban en una mesa colocada bajo la sombra de un árbol a beber vino y a bromear. En un punto de la velada,Leer más »