La otra cara

La llama del fuego

 ilumina el cielo 

 y engaña a la mariposa

Sombría la vida

impone sus reglas

en el cuartel de las normas

Cruzo el muro del confín  

me adueño de los juegos

persiguiendo mi suerte

Más allá la puerta

se abre a la noche

para aquietar el deseo

Hay sacrilegios arcaicos

que renacen bajo la luna y se difuminan en el día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .