Años después de una pandemia

En un barrio de Santiago,  Arturito se calienta las manos en el fuego hecho en un medio tambor de lata.

La Rosa ha vuelto del mercado y enjuaga la mascarilla de lienzo en el lavamanos del baño.

En la casa del lado tenemos nuevos vecinos, los viejitos se murieron en la pandemia, así como miles de otros, ahora sus casas  están ocupadas por  parejas de okupas jóvenes con sus crías.

La vida después de 5 años de pandemia es difícil.

Una vez a la semana el equipo médico viene a medirnos los niveles de anticuerpos en la sangre.  Niveles altos logran el permiso para ir a la ciudad a trabajar, en lo que sea,  barrer las calles, recolectar basura, a los más fuertes se los llevaban al campo para trabajos agrícolas.

Yo tengo nada que hacer. Ni para clavar un clavo me llaman…La Rosa habla con la nueva vecina, le enseña como hacer un budín de fideos con huevos… la vecina tiene gallinas , pero, no sabe cocinar.   A veces nos convida huevos… aunque convivir con animales está prohibido; los Chinos no pueden comer murciélagos y nosotros no podemos criar gallinas, en el patio.

Bueno, la Rosa nunca se aburre, es que en tiempos duros a las mujeres les falta el tiempo y a  nosotros nos sobra.

3 comentarios en “Años después de una pandemia

  1. Me gusta ese intercambio entre vecinas. Ojalá prevalezca esa solidaridad entre seres humanos contra la envidia, la delación y otros malos humores que supuran en estas situaciones. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .