Hijos

 

 

 

Mis hijos conocen mi rostro, piadoso, airado o feliz…

y mi cuerpo pesado, temeroso del mundo.

Pero, cuando la luna  se sobrepone al sol y el día

se vuelve noche,  ellos buscan a tientas mi mano,

como si yo pudiera, en toda mi flaqueza,

empujar la luna para devolverles el sol.

4 comentarios en “Hijos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .