Astuto

 

 

La rutina se venía repitiendo por mucho tiempo, desde que comenzó a trabajar de jardinero.  Lo inusual  de ese día fue encontrar, camino a su trabajo,  a un metro de la entrada de la casa del vecino y casi escondido  debajo del mal estacionado automóvil , un celular.

El viejo jardinero lo recogió y rápidamente lo metió en el bolsillo, tuvo la latente sospecha que pertenecía a los  vecinos de su patrón, pero  no se acercó a la puerta a preguntar.

El día  lo pasó   dividido entre la alegría de su buena suerte  y debatiendo consigo mismo si ir  a averiguar,  a  la casa del lado,  por  el dueño del celular.  Lo mejor que encontró  para  aliviar su conciencia moral fue decidir  que le serviría a su hijo, pues éste era joven, pobre  y entendido en la nueva tecnología.

Ya de tarde fue hasta el pequeño taller de carpintería donde  trabajaba  su hijo. -Este te puede servir, parece caro…

El viejo relató a su hijo su sospecha acerca del posible dueño…-De seguro, preocupado con las renovaciones en su casa , lo habrá extraviado.

El hijo viendo el valor del   celular y la cantidad de  datos personales que contenía, dijo – este celular lo vamos a devolver.-

Al día siguiente el dueño del celular   llegó hasta el pequeño taller. Se mostró sorprendido y encantado  por la honradez  del joven carpintero y le ofreció  la renovación de su casa.

El viejo jardinero, orgullosamente,  menciona  siempre la elección moral  de su hijo,  pero su hijo  sólo intuyó  la posibilidad de cambiar  la suerte de su padre en  un buen trabajo para él.