Derrotados

 

 

 

 

 

 

 

El viento doblega el pasto  en el llano,

después  del ardor de la lucha

el silencio queda tendido como una sabana

sobre los rostros de  los caídos.

 

Se hizo todo  y  todo se perdió.

Pesa el sacrificio inútil

Y   el ultraje del vencedor.

La locura colectiva  de ayer hoy es luto en el alma.