El beso

 

 

Cuando vi la foto  del beso en  un magazine de fotografías, la curiosidad se apoderó de mí y  quise conocer al  joven marino que el día   25 de agosto de 1945, en Times Square, había besado sorpresivamente a una chica.   En su busca  fui al barracón de la marina a averiguar .  En el barracón me recibió un suboficial  a quien mostré la foto, el hombre, fuerte y algo obeso, la miró detenidamente y concluyó que era  imposible saber quien era el joven .   Ese día todos besamos a muchas chicas , me dijo.

Salí  algo decepcionado porque me di cuenta que sería una búsqueda inútil, no lo encontraría.

Me encaminé hasta  un bar irlandés para  beber una cerveza y meditar sobre  si debía proseguir en  mi intento de  dar un nombre  al joven marino

Cerca de mí un hombre bebía whiskey y miraba de soslayo la portada de mi revista, al final,  se volvió  hacía mí , noté que los ojos le bailaban, como los de un borracho.

  • Yo lo conozco, me dijo,  apuntando a revista sobre la barra.

Y yo, aunque dudoso,  me interesé en escucharlo.

  •  Era de aquí, o New Jersey , no recuerdo bien.  Se llama John McCabe.

-Me gustaría encontrarlo, dije.

-Vaya a SWWV, NY, y pregunte por John McCabe.

El hombre se volvió a su vaso y se quedó callado, indiferente ahora a mi presencia y a mi revista.

 

En   SWWV, NY me dieron la dirección de donde podría encontrarlo, su trabajo.  Partí para allá. Iba esperanzado a entrevistarlo, a  que me describiera  su experiencia del beso más largo en  historia

Cuando llegué a Dave´s garaje pregunté por él  y a los pocos minutos vi a un hombre flaco, melenudo y de  barba   acercarse.  Pasó por su overol  su mano antes de estrellar la mía

Le mostré la foto y  lo noté halagado cuando le pregunté si era él, el  joven marino de la foto. Por un momento estuvo a punto de confirmarlo, de decirme que sí, pero luego dijo :   no, ese no soy yo. Pero, ese beso se  dio con  pasión viva, por   tantos jóvenes muertos..

Antes de retirarme vi en sus ojos  una chispa…  al menos, un buen recuerdo.