El otro

escanear

original M.B.

Humberto pensó que la fiesta se había prolongado demasiado y subió al segundo piso de su casa para acostarse. Se toparon en el pasillo, Amanda salía del dormitorio.

-No digas nada. Has estado toda la velada con esa mujer.  Le dijo y se alejó rápidamente.

Humberto,medio ebrio y con una copa en la mano, la siguió con la mirada. No era que no le gustara su mujer, tenía andar de tigresa, pero…   Depósito la copa en la mesa del  pasillo y entró a su dormitorio.

Se sacó la chaqueta, se abrió el botón de la camisa y se tiró en la cama. La cabeza le daba vueltas, había bebido demasiado, siempre lo hacía para poder soportar a los amigos de Amanda.

Se acomodó en la cama,  entonces, hacia el medio,  palpó por sobre el cubrecama, un objeto. Se le pasó la borrachera.  Se levantó y se miró en el espejo  sacándose la  lengua.

Al pasar frente a la mesa  del pasillo retomó su copa.

Entró al salón guindando el objeto encontrado  en su cama y tomó aliento:

-Miren lo que he  encontrado en nuestra cama…

Amanda soltó la copa de champagne y se precipitó sobre él…

Mientras, los invitados, estupefactos, aguardaron el desenlace.