Reencuentro

 

 A claudia le  llegó la nueva de que su padre trabajaba como locutor en una radio.

Ella  dejó pasar un tiempo antes de mover el dial, pero por fin, una noche, sintonizó la emisora.   La voz del locutor sonó afable, bien timbrada. Claudia ya había olvidado la voz de su padre, no lo veía por más de veinte años.  Al escucharlo, sintió su garganta seca, y agarró el vaso con agua del velador, tomó un sorbo, y luego otro, para tragarse esa amarga saliva que le llenaba la boca. No pudo, la amargura insana persistía, paseándose por cada uno de los rincones de su alma, con autoridad de soberano. 

Treinta minutos después, apagó la radio y decidió que ya era tarde para un reencuentro.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s