Es Cierto

 

 

 

 

 

 

 

Amé la furia y la quietud,

el sol al despuntar,

los pinos a la orilla del camino,

las notas de tu guitarra,

tus besos debajo las sabanas.

 

Tu gastado pantalón,

tu camisa, tus zapatos.

Tuve la lealtad  de tu  perro,

de tu gato la cautela y

de la maleza en tu patio, la persistencia.

 

Y cada  noche

tuve la confianza en un amanecer.

Es cierto, todo eso amé.