La instrucción

 

 

Tener ocho años y  ser católica involucraba entrar al mundo  de culpas y deberes.    Sería instruida  para ser fuerte a las tentaciones  de su propia carne y al mal que rondaba por todas partes. Porque el mal como una laucha también  se metía en una casa limpia,  aún  con un gato grande  y cazador, como su padre.

Un año atrás su presencia en el mundo era como una nube blanca que se desliza en el cielo.  Entonces todo era blando, sin aristas , como la almohada donde cada noche reposaba su cabeza de rizos castaños.

Ese mundo se había deslizado a la trastienda, desde ahora, cada día, su presencia sería juzgada.

Aprendió que su carne es débil , que cae en tentaciones  y que muere, pero, el abandonar la vida depurada  traía la mayor gratificación  final, estar con Dios .

 

Vivía en  su casa una muchacha de dieseis años que ayudaba a su madre en  los menesteres  de la  casa.

Por las tardes, cuando la familia cenaba, la muchacha se escabullía  a la reja del jardín  a recibir a su enamorado, un joven policía con el que  había enganchado  un día cualquiera en una calle cualquiera.

Eloísa descubrió las andanza de Nola y por curiosidad comenzó a  espiarla.  Pretendía un dolor al estómago  para levantarse de la mesa e  ir a levantar la cortina de su pieza, en el segundo piso .  Desde ahí veía al  policía pasar el brazo entre los barrotes de la reja y  enlazar la cintura de Nola, ella, primero, esquivaba los besos que él  quería darle, al final, sus bocas se unían y  Eloísa unía la suya  al frio vidrio de la ventana.

La niña y la muchacha esperaban ansiosas la llegada de la cena , una para ver a su enamorado y  la otra para aguaitar por la ventana.

Nola fue  adquiriendo un magnetismo inusual para Eloísa, la  miraba con admiración y  con un cierto sobrecogimiento  al tacto de su mano y al perfume de violetas con que Nola rociaba su cuerpo.

Un día mientras  Nola  tendía la cama, Eloísa, agarrando valor, le preguntó: ¿cómo es besar…?

-Besar es muy rico-.

Pero , ¿cómo es? , insistió la niña riendo.

-¿Quieres que te enseñe?

– No… , pero ¿cómo es?

-Ven, no te rías…

Eloísa  se acercó, apretó los labios y cerró los ojos, luego sintió la boca de Nola tocarle la suya.

  • Pero abre un poco los labios…

La lengua delgada de Nola trató de entrar en su boca…

-¡uf que asco!, gritó Eloísa, y arrancó fuera de su dormitorio.

 

Iba tres veces por semana  al catecismo,  se sentaba   junto a otros niños, en la sacristía, a escuchar la historia sagrada de Jesús … los nombres de Pilados, Herodes, adquirían  un realismo mágico en su mente.

Purgación, penitencia,  eran las palabras usadas por el sacerdote  para adoctrinarlos y  los niños sentían, sin entender bien,  esas palabras ser  el elixir que les abriría las puerta a una vida eterna .

Eloísa al acostarse, todavía  muy compenetrada con la historia, se dormía con el corazón compungido por la desgracia de  un Jesús condenado a sufrir por ellos, siendo tan bueno.

En una clase de catecismo el cura les dijo que ya tenían uso de la razón,  Por esto,  agregó, no deben caer en tentación. El ser tentado no es pecado, pero  caer en él sí y desde los 7 años   son responsables por su actuar.

Luego, de un silencio inquietante, el cura prosiguió  :  los pecados son:  El pecado original, cometido por nuestros padres Adán y Eva , al desobedecer a Dios,  el pecado venial aquel hecho por voluntad personal,  de palabra, pensamiento o actuar y va contra las enseñanzas de la iglesia.  Estos  pecados enfrían la relación con Dios pero, el más terrible, es el  pecado mortal , este va contra los 10 mandamientos y  alejaba el alma de Dios para siempre,  quién lo comete se quemaba en el las llamas de infierno… ¿ya han aprendido los 10 mandamientos?

-Sí, contestaron al único los aterrorizados niños.

 

Su madre descubrió su rutina de espiar a Nola y también descubrió  el amorío de Nola. A Eloísa el sentido de culpa le llegó por todos lados, por espiar , por besar la ventana y por haber  causado con su actuar poner al descubierto a Nola.  Y además estaba lo del beso… Nola podía acusarla de puro disgustada.  Nola debía irse.

La avergonzaba el hecho que Nola la hubiera besado y  para más debería confesárselo al cura. Si Nola se iba  sería como sin nunca hubiera pasado.

Pero Nola no se fue, se quedó.  Su madre había perdonado a Nola, incluso parecía que desde entonces  la consideraba más como una amiga que una sirvienta.

En verdad a ella también le gustaba estar con Nola porque la presencia de Nola le daba un placer muy sutil  e imperceptible para otros excepto quizá para Dios,  Él  lo veía todo y si lo veía todo ¿ debía igual confesarlo?.

 

La tarea del día anterior a la primera confesión fue  para los niños  examinar su hacer a conciencia, cada acto de sus días; debían  asegurarse que no dejar olvidado algún pecadillo que manchara la pureza de la primera comunión.

Eloísa concluyó que   si no  caía en tentación ,  todo estaría bien.

A la hora de acostarse anunció a Nola  que se bañaría, vestiría y peinaría sola.

-Ya soy grande…  le dijo, muy determinada.

 

 

En el día de la confesión, por la rejilla que los separada no distinguía la cara al cura, sólo vio una sombra hacer  la señal de la cruz.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo

-Amén. Contestó Eloísa

Niña, dime tus pecados.   Eloísa se quedó callada.

El cura vaciló.  -Niña, dime tus pecados. ..¿Quieres que te ayude?

-No..

-Por qué no?

-Porque no. Y  levantado la voz agregó, yo ya soy grande.

 

 

 

6 pensamientos en “La instrucción

  1. Me ha gustado mucho, me gusta como cuentas la transición de ese puro mundo infantil al otro, ya con tentaciones y por desgracia con culpa. Y me ha hecho mucha gracia el beso a la ventana. Yo me besaba un brazo, jajajaa.
    Un saludo!!!

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.