En la misma medida

 

 

Tú debes  saberlo,

mis días son caminos,

sinuosos o ásperos,

que quieren morir en tus brazos

 

Tú debes  saberlo,

eres mi consuelo en este mundo infiel.

Las horas me las paso esperando

escuchar tus pasos, tus pasos y tu voz.

 

Tú debes  saberlo,

la pasión lleva tu nombre

y, en prenda, mi corazón.

Tú debes  saberlo,

pues es escuchada, hasta por el sordo,

la rogativa de mi voz.