Tú lo  sabes,

mis días son caminos,

que quieren llegar a tus brazos.

 

 

Las horas me las paso esperando

escuchar tus pasos, tus pasos y tu voz.

Mi deseo lleva tu nombre,

y en prenda tu corazón.

 

Tú lo sabes

si hasta por el sordo escucha

la rogativa de mi voz.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .