Arenas del tiempo

 

 

 

 

 

 

 

Ni la luz, ni la calma, nos sirve.

Nadie nos visita ni

se sienta a conversar.

El mundo  corre su ritmo y

el nuestro es zumo de uvas, avinagrado.

Las arenas del desierto

cubren lo que fuimos y

atorados por  el tiempo,

nos  hemos vuelto viejos.

 

 

 

 

Registrado en Safe Creative