Ego

 

 

 

 

 

 

El ego ama para su beneficio y sin compromiso,

su amor es fuerte oleaje contra rocas.

Su espíritu, insatisfecho, cae muy hondo en la tristeza,

y surge, aún más fuerte, en rebeldía.

Una obsesión malsana ancla su propio martirio.