Santiago

Santiago, dónde te escondes mientras el mundo baila desnudo en tus calles y la esperanza trepa al futuro con múltiples brotes.

Santiago, mago social, despabilado seductor de embustes. Un caballero puede ser un pillo y un ladrón puede ser un mártir.

Farándula de macho y hembra, piropo en verano, citas en invierno.

Santiago, septiembre desciende desde los Andes en alas de un cóndor y el Mapocho se ensancha trayendo voces de gente sin boca. Las campanas de tus iglesias repelen los diablos, mientras el pueblo baila cueca en una fonda plateada.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s