img_1267
original de María Belén 9 años

 

 

 

 

 

 

El gato Tú estaba perdiendo la pelea. Con sus mostachos apuntaba para todos lados, quería huir pero estaba en una situación sin salida. Tenía que mantener su posición de felino y  saltar por el tragaluz de la pieza,  fuera de la pelea.

De un salto certero quebró el vidrio del tragaluz y se encontró en la calle.

Dolido por las palabras de su gata caminó pegado a los muros de las casas.

Decidió ir al otro lado de la ciudad, al barrio donde los bares alegran la vida.  Al cruzar por el parque vio un árbol con las ramas caídas hasta el suelo, como brazos desesperanzados.

Más adelante su gata acudió a su mente, recordó cómo la había perseguido por los tejados y entre los tachos de basura.  Ese verano, cuando la conoció en el balneario, robó peces a los pescadores para invitarla a cenar.

El gato Tú estaba en un momento crítico de su vida, de nada le servía su visión privilegiada ni su astucia felina, en su cabeza tenía ideas contradictorias, quería y no quería alejarse de su gata.

Entró a un bar, ya era medianoche, se sentó en un rincón y pidió una botella de vino, bebió vaso tras vaso hasta la madrugada, luego buscó en su bolsillo la llave de la puerta de su casa.

One thought on “El gato Tú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s