Carol Baines.

img_1282

original de mi María Belén, 9 años

Manuel era el guardia del albergue de la iglesia Anglicana donde la joven arrendaba una pieza. Esa noche ella lo saludó al pasar. Manuel admiró el cuerpo esbelto, el pelo rubio de la muchacha y,  como cada vez que la veía, fantaseó tenerla al alcance de su mano.

El policía se dirigió a husmear el resto de la casa. La mujer le había dicho que no había nadie, que su hijo ya se había ido al trabajo, pero el policía tuvo el presentimiento de que mentía y subió al segundo piso. Lo encontró debajo de las frazadas, en posición fetal. Lo esposó allí mismo y luego lo condujo hasta el furgón policial. Su madre gritó que lo volviera a la cama, que estaba resfriado. Durante todo el alboroto Manuel simulaba no saber qué le estaba pasando.

El policía antes de irse fue al patio trasero de la casa y del tendero recogió la casaca del guardia.

En el cuartel de policía lo interrogaron pero él no habló, no les dijo nada. Uno de los policías le propinó un golpe a la altura del riñón, por lo que su abogado defensor presentó una denuncia por maltrato policial.

Meses más tarde, a pesar de mantener su inocencia, Manuel Godoy Reis fue cargado por la fiscalía con homicidio premeditado contra Carol Baines, ciudadana inglesa.

El ADN de la joven estaba en la mancha de sangre encontrada en su casaca de guardia recogida del tendero.

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s